27.1.10

AbriL


se llamaba.

por su espalda
una serpiente de fuego

c a
r í
e c
c e
í r
a c
y


pero de noche nos apagábamos



(con las sombras de otros)


antü | quince



1 comentario:

Cíclopa dijo...

Con las soBras de la noche