15.8.08

fotografía vieja de un arrabal




a Buenos Aires


en los callejones petrificados
aún sobrevive el perfume a puta y a luna

perdidas en el fondo de una caja mugrienta
bajo la cama llena de pelos y de sexo
pasean como fantasmas
palabras huérfanas

cruje en silencio
la poesía amarillenta


de un tango que nadie conoce


antü | hoy

2 comentarios:

Gabriela Carrión dijo...

¿Habrá algo así como
un mail, cajita, buzón,
nido en la rama
donde dejarte
una foto quizas dos?

Sol dijo...

Hermosa foto. Los arrabales y los tugurios tienen esa alma que las casas de allá arriba, por mucho frufru que les pongan, nunca pudieron obtener.