24.1.16







esas monedas en su bolsillo
pesan cada vez más
perdieron su denominación

ya no sirven para comprar licor de arroz
ni una pantalla de filamentos

pero las colecciona
para él son piedras que hubiese lavado el río
durante siglos 










2 comentarios:

Neeze dijo...

¿Qué pesan más: Las monedas que pierden denominación o las palabras que la ganan?

Pilar Alberdi dijo...

Hermoso poema.Da qué pensar.